musicofiebre

Personalmente puedo decir que esta pregunta ha rondado en mi cabeza muchísimos años, inclusive desde tiempos en los que no me quise tomar esto de la música en serio. Pero, ¿será cierto que por comenzar esta aventura fuera del país te irá mil veces mejor que quedándote en la tierra que te vio nacer?

De seguro sos de esos músicos que anhelan ser reconocidos, ganar premios como el Grammy Latino y lograr el éxito rotundo haciendo sus sueños realidad y es por ello hemos tomado decisiones impulsados por nuestras emociones. Y digo “hemos” porque, a pesar de que aún no he tenido una experiencia tan fuerte como una gira por varias partes de Latinoamérica, si he tomado decisiones las cuales me han dejado en quiebra al punto de no poder comprarme ni siquiera un confite. En fin, no quiero ponerme dramático… decime vos si es verdad o no si al salir del país tendremos un rotundo éxito que quedarnos en nuestro país.

¿Será igual a como dicen sobre la frase “salir de tu zona de confort”? ¿Por qué es que al final muchos colegas músicos fiebres terminan haciendo cosas que distan completamente de “hacer música” para costearse sus gastos? ¿Qué fue lo que falló en la formula? ¿Qué hicieron mal?… o mejor dicho, ¿qué hicimos mal?

Como es muy característico de mí, te lo comento en varios puntos mi querido músico fiebre, porque de corazón quiero que te vaya muy bien y seas exitoso en todo lo que emprendas, siempre y cuando pongas los pies bien puestos sobre la tierra y mantengas enfoque total hacia tu meta final. Si no sabes hacia dónde quieres llegar, creo que es momento que definas un norte ahora mismo.

Antes de comenzar, puede que te interese echar un vistazo a este artículo, así que dale click justo aquí

La manera en como te ven las personas es primordial.

Hoy no quiero sonar tan “institucional” o serio en este articulo, así que pondré como ejemplo a un músico fiebre ficticio: Pepín (cualquier similitud a la realidad es mera coincidencia).

Pepín estuvo tocando creando varias canciones en la privacidad de su habitación y a sus cortos 17 años, decidió tomar el camino más arriesgado de todos que fue escuchar su corazón y perseguir su sueño. Sin pensarlo dos veces, Pepín se reveló contra sus padres y no los quiso seguir escuchando, decidió salir del país para “probar suerte” e inició tocando miles de puertas por todas partes, para que un alma benevolente se apiadara de él, viera su potencial y que un manager invirtiera en su talento con tal de convertirse en todo un “super-star” como esos que vemos en American Idol, X-Factor, Britain Got Talent, etc, etc… (ok, quiero advertir que no tengo nada en contra de estos programas de televisión pues al fin y al cabo muchos artistas que ahora son famosos han salido de estos shows, pero hay muchas cosas detrás de nuestros ojos que no vemos y que se mueven para que estos productos tengan rotundo éxito… pero eso es otra historia así que mejor cierro el paréntesis aquí porque ya estoy hablando más de la cuenta).

Volviendo con Pepín, las primeras veces que trataba de convencer al dueño de un restaurante o dueño de un local de eventos aceptaba sin titubeos a cambio de que no cobrara por su trabajo (ya sabemos por qué… tenían que medir si el muchachito tenía talento, si podía llenarles el local, etc), pero los lugares donde hablaba contaban con un perfil bajo… aunque de igual manera Pepín aceptaba.

Sin embargo, después de un mes de continuar con este ritmo, entró a un restaurante, el supervisor lo mira a modo de asco de arriba abajo y le dice “no” a su propuesta de dar a conocer su música en el local. Desafortunadamente, sus ingresos se reducían, los amigos que hacía tenían malas costumbres, trataban de inducirlo hacer cosas que él no quería y su salud ya estaba viéndose afectada. Para poder comer, tuvo que tocar en las calles, los transeúntes le tiraban una que otra moneda de lo cual eso le servirá para comprar el almuerzo, unas tres frutas y una botella de agua y así continuar con la misma rutina el día posterior.

Algunas personas lo veían y decían “si, tiene buena voz y tiene talento”, otros le gritaban “muchos éxitos, sigue así”. “que Dios te bendiga”, “Dios te recompensará”. Otros balbuceaban “¿dónde están sus padres?”, “¡que vagabundería!”, “que se ponga hacer algo más productivo y busque trabajo” y hasta varios de los que caminaban con sus hijos lo usaban de ejemplo diciendo “hijo, si no estudias y te preparas para el futuro, vas a terminar como él. Tan joven, tanto potencial y perdiendo el tiempo”. ¿Alguna de estas cosas te suena familiar en tu mente?

Desafortunadamente Pepín ya no podía seguir luchando más de esta manera. Sus manos le dolían, sus dedos se entumecían y al llegar el invierno su condición empeoraba. Entró en una profunda depresión y el amigo que le convenció a probar suerte en su país solo le permitió quedarse a dormir una semana más pues ya no podía dejarlo quedarse de gratis. Con la pena más grande del mundo, tuvo que tomar una decisión muy difícil que le rompería su corazón: guardar su guitarra y llamar a sus padres por WhatsApp y pedirles dinero para comer y substistir.

Como era de esperar, sus padres muy preocupados aceptaron enviarle dinero con la condición de que buscara trabajo para ahorrar y devolverse a su casa. El esperado dinero llegó por remesa media hora después y Pepín respetó la palabra de sus padres. Tomó un periódico, encontró un empleo en un supermercado y después de haber trabajado ahí por casi un mes, logró costearse un apartamento de muy bajo costo siendo “room-mate” con uno de sus compañeros de trabajo y luego después de una calurosa despedida con pastel, helados y unos regalos de sus compañeros de trabajo, renunció y tomó el primer avión de vuelta a su casa.

Y esto es una de tantas historias que vemos día a día de personas con grandes sueños que fueron aplastados por la cruda realidad que los rodeaba.

Tomando el ejemplo de Pepín, vemos que lo tenía todo para seguir adelante: potencial, talento, ganas y un grado de riesgo mesurable. Son cosas que muchos artistas deberían tener para triunfar, pero, ¿por qué Pepín no logró su objetivo fuera de su terruño?

¿Te has puesto a pensar que lo que piensan y ven los demás de tí es mucho más importante que lo que haces? ¿Qué postura tienes antes los demás? ¿Qué imagen estás proyectando? Las personas que pasan por la vida tocando puertas y puertas para que alguien les abra y les ayude a levantar su carrera musical, están mendingando compasión para que alguien los vea y esa será la única manera de ganarse las cosas en la vida, incluyendo el ganar dinero y perderlo todo en un almuerzo y una habitación para dormir.

Analiza en tu esquema de valores, qué cosas son las que tienes en tu vida que puede brindar valor a un grupo específico de personas. Antes de pensar en ser exitoso y tener fama y fortuna, primero tienes que posicionarte con una imagen de confianza para que las personas a tu alrededor quieran conocerte y apoyarte con tu talento.

Definitivamente tienes algo que el resto de las personas a tu alrededor no tienen y que puedes brindar a los demás para ayudarles con sus propósitos de vida y con ello mostrarte con una imagen de músico a líder en lo que haces. Si la música es tu propósito de vida, ¿por qué no aportar valor a quienes te rodean? Y lo mejor, al posicionarte como líder, tienes la potestad de elegir con quién estar, con quien trabajar y con quien no. En definitiva la visión de Pepín cambió rotundamente. ¿Ahora todo más sentido para vos?

No es llegar rápido la clave, sino saber llegar… y permanecer ahí.

Pepín se dio cuenta que la clave no era tanto la pasión por la música lo que le ayudaría avanzar a otros niveles, sino el valor que podría brindarle al medio hasta convertirse en un ser humano indispensable para muchas personas y con un propósito específico en la vida.

Así que Pepín, como siempre luchador y persistente en todo lo que se propone, decidió dejar de llorar y arrinconarse en una esquina para prepararse mucho mejor hacia su próxima revancha, pues como él dice: “La próxima vez que vuelva a salir de mi casa, será en un escenario frente a muchas personas”. Con mente muy fría y a su corta edad adolescente, se sentó en su habitación, escribió todas las cosas que podría hacer para enfrentar el mundo y regresar con fuertes herramientas y mejores talentos para emprender su vuelo mucho mejor.

Aprendió que la mejor manera de conectar con la audiencia es brindando valor a un grupo específico de personas que luego se convertirían en sus fans, pero quería asegurarse que les brindara un valor auténtico a ellos para evitar ser un hazme-reír de todo mundo. Así que descubrió que conocía el tema de composición musical y de hacer letras. Escribió cada uno de sus talentos adquiridos a lo largo de estos años y con la ayuda de sus padres y un par de sus mejores amigos y confidentes de toda la vida, fue creando esa lista. En algunas cosas descubrió tener mucho potencial, pero en otras decidió recibir cursos para prepararse mejor.

Otra de las cosas que estuvo pensando fueron diferentes maneras de crear fuentes de dinero para su preparación constante como músico, compositor y artista, así que descubrió en varios video-tutoriales de Youtube la palabra “emprendedor”. Amó tanto esa palabra, que se empoderó de ella y siguió avanzando.  Al ver que Pepín era tan bueno en tantas cosas, se sintió sumamente agradecido y lleno de fortaleza para no renunciar a este hermoso y ansiado sueño, así que ahora toma ventaja de todo lo que escribió y recopiló por casi un mes e inmediatamente toma acción enfocado a lo que tiene que hacer.

Tomar acción inmediata aún sin estar preparado, es la clave.

Pepín reconoció ser un empedernido soñador y su dispersión le hacía tretas en todo momento haciéndose castillos en el aire, pero a como fuera, tenía que dar el primer paso completamente solo, con mucha fe y concentración. Tenía muchas ansias de terminar de recopilar toda esta información para iniciar con la creación de todo, así que sin pensarlo dos veces, empezó a diseñar su plan de trabajo. Él era consciente que este plan iba a pasar por diversos cambios según las cosas que le presentarían en el camino, pero el enfoque siempre sería el mismo.

Una de las cosas que inició en su mente fue investigar en otras personas en internet sobre cómo hacían para obtener más seguidores. Así que entre toda esta investigación descubrió el Marketing de Atracción. De esa manera ya no iba a tener que rogar a que le escucharan, sino que definitivamente solo se sentirían atraídos a su concepto aquellos que se identificarían con su mensaje, para así aumentar su número de fans de diversas partes del mundo.

Actualmente la tecnología está cambiando de forma constante haciendo de este mundo cada vez más pequeño donde las fronteras ya no son un obstáculo para emprender lo que quisiera. Eso para Pepín fue una gran ventaja a considerar.

Pero aún quedaba algo muy importante  por hacer en la mente de Pepín y era: ¿qué mensaje brindaría con su música a los demás y cómo haría que sus fans potenciales se vieran atraídos por él? ¿Qué estrategia tenía que usar para lograr ese fin? ¿Por dónde comenzar?.

La mente de Pepín pegaba tumbos contra miles de paredes, acompañados de frustración y ansiedad, pues ya conocía finalmente las herramientas que debía usar para iniciar su carrera musical, pero aún no sabía que dar de sí a los demás.

Así que volvió a su material donde escribió todo lo que podía hacer y después de varios días meditando bien las cosas, dio al clavo con algo muy interesante e inició creando su canal de Youtube con información de valor para sus futuros seguidores. Investigó muchísimo para encontrar un tema que muchos siguieran y que a él le apasionara desarrollar. Y con eso ya comenzó a trabajar inmediatamente.

Tal vez te preguntarás: ¿cuál es ese tema que desarrollará Pepín en su canal? Eso es irrelevante. Acordate que es un personaje ficticio, pero lo importante es que uno no debe hacer material a lo loco sin ninguna visión específica. Hay que recordar que es importante saber si lo que quieres es hacer cierta bulla o por el contrario, tener un número consistente de seguidores que constantemente te siga, te vea crecer y dé a conocer tu material a toda persona que conozca. Mientras mayor valor tenga tu material, mayores serán las posibilidades de incrementar la cantidad de seguidores tanto en Youtube como en todas las redes sociales.

Pensar en ingresos alternativos ayudará a caminar sobre bases firmes.

Una cosa le quedó muy claro tanto a Pepín como a quien es autor de este artículo, y es que no se puede mostrar uno como un ser humano débil e indefenso, porque eso el entorno lo ve, lo huele, lo percibe, lo detecta y con ello lo devorarían a carne viva otra vez. En esta industria quien no invierte no crece, y quien no vende no puede invertir para crecer.

Pepín tomó todo lo que tenía en mente para crecer y lo utilizó para monetizarlo. Durante su análisis, descubrió que cada hora de su conocimiento tiene un valor específico, el cual simboliza el grado de reputación y respeto que otros verían en él. Pero para ello, tomó varios cursos y obtuvo diversos conocimientos para que finalmente pudiera revertirlo a su beneficio, dando valor a su entorno y calidad.

Una vez desarrollada esta etapa, descubrió que su conocimiento en la guitarra podía darle un ingreso extra para dar clases, así que inició buscando varios lugares como academias de música donde ofreció sus servicios de profesor y con ello inició obteniendo buenos ingresos al cierre de cada mes.

Junto a esto, logró ingresar a una banda cuyo género es muy similar al de su música para que pudiera darse a conocer entre otros músicos y colegas del mismo gremio, inclusive productores musicales que necesitaran de un músico para que les ayuden con sus producciones y dar sus servicios como instrumentista.

Han pasado ya cinco años y Pepín ahora es un músico y artista que sigue avanzando en su carrera pero su visión dista completamente de la que tenía cuando a sus 17 años cuando dejó su casa sin estar preparado. Ahora, su siguiente meta es posicionar su carrera como artista y utilizará todas las herramientas que ha aprendido en este proceso para crear su propio concepto de educación en guitarra y composición para un sector específico del mercado que valorará su trabajo, mostrando el valor monetario de su trabajo que lo haga sentir empoderado y feliz.

Durante todo este tiempo, Pepín ha logrado muchas más cosas de las que jamás se imaginaría conocer estando en su país de residencia que fuera de ella, pues sus necesidades como techo, abrigo, sustento y un trabajo digno han estado cubiertos para que su mente se pudiera enfocar en su sueño.

Él nunca ha dejado de componer sus canciones y algunas obras con cierto nivel de dificultad. Pero lo más importante es que ha expandido su conocimiento y se ha dado a conocer de una manera tal que ya no lo ven con lástima, sino más bien, con respeto. Ahora su sueño late con más fuerza en su corazón, aún más fuerte que cuando fue adolescente.

El involucrarse de manera polifuncional en el negocio de la música en su zona le dio la oportunidad de comprender cómo funcionan las cosas y ha aprendido de otras personas con mayor trayectoria muchas otras cosas que los medios de comunicación jamás le hubieran dicho por más puertas que tocara, como los contratos que se manejan para atar a los artistas seguir ciertas pautas en las giras, los procesos de pre-producción antes de llegar a ese momento y las alianzas estratégicas que hay que hacer en todo momento para mantenerse a flote en la carrera, así como practicar todas sus destrezas musicales en la ejecución de los instrumentos, así como la interpretación de sus canciones.

Todo va de la mano y ahora ha comprendido que finalmente está construyendo una verdadera carrera profesional, descubriendo sus talentos para generar ingresos y creando redes de contactos de forma diaria. Así es como su trabajo se verá conciso y duradero con el pasar de los años. Y todo esto, sin necesariamente salir del país que le vio nacer.

Dicho todo esto, ¿cuál es la conclusión que nos lleva esta fenomenal historia de Pepín? La que vos quieras tomar. Lo cierto es que hemos descubierto que Pepín sigue enfocado en su sueño, pues siempre ha querido ser artista. Pero solamente tuvo que desarrollar sus destrezas para encontrar a las personas adecuadas y hacer que lo “imposible” se volviera posible.

Ahora él está más que seguro de que su reputación, su trabajo, su influencia, conocimiento y valor que brinda a las personas a su alrededor, lo llevarán a donde quiera que desee ir, ya sea en su país o fuera de él. Pero para emprender un viaje a un profundo océano a unas cuantas millas de distancia, necesitas una base de operaciones para construir un barco que soporte todas las inclemencias y tempestades que se presenten en el camino. ¿Cuándo iniciarás el tuyo?

¿Necesitas mi apoyo como coach? No dudes en enviar tu propuesta.

Jero Coto es voice coach y coach artístico, cantante, ingeniero en sistemas y actualmente se prepara en el área de Negocios de la Música. Además es propietario y director de MusicoFiebre.com. Es un ejemplo de que no hay obstáculos para seguir la más bella de las pasiones que es la música. Ayuda a sus lectores a confiar en sí mismos y sacar su don interno al mundo.

2 Comentarios

  1. el triunfo no tiene un camino fácil, nada es fácil para el que quiere llegar a ser el mejor empezando de cero… solo existen desiciones, que al no tomarse correctamente no marcan un cambio positivo en nuestra vida.. Pero, si sabemos cómo empezar y tenemos listo nuestras herramientas de trabajo podemos aventurarnos sin temor a ese lugar fuera de nuestra zona de confor que aunque al principio Pasaremos por una tormenta, al final si nos mantenemos firmes en nuestra desicion y tomamos el camino correcto nos toparemos con una gran recompensa…. Sin riesgo no hay recompensa

Escribe un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here